EUROPA

Francia es conceptuada como la patria de la veterinaria; el lauro que más enaltece a la nación francesa es el haber sido la cuna de la primera Escuela Oficial de Enseñanza Veterinaria. Un decreto del 4 de agosto de 1761 autorizaba a Claude Bourgelat, Director de la Escuela Militar de Equitación en Lyon desde 1740 y autor en 1751 de “Elementos de la Hipiatría y los

Nuevos Conocimientos de la Medicina Equina”, a fundar en esta ciudad una “Escuela para el tratamiento de las enfermedades de las bestias”.

El 3 de junio de 1764, por decreto del Consejo de Estado francés se le confirió el título de Escuela Real. Bourgelat fue su primer director y organizador, como más tarde también lo fue de la Escuela de Alfort, creada en 1765 en un suburbio de París, Francia, a nueve kilómetros de su centro geográfico, sobre la ribera del Marne. A partir de la creación de esta escuela, fueron apareciendo rápidamente, en distintas ciudades europeas, institutos análogos.

Contemporáneo de Bourgelat, brilla en la historia veterinaria francesa Charles Vial de Saint-Bel (1753-1793). Graduado en Lyon, enseñó en París, en la escuela de Alfort. Exiliado durante la Revolución Francesa, fundó en Inglaterra el Veterinary College of London en abril de 1791.

En 1798 se fundó la Escuela Superior de Veterinaria de Hannover, Alemania. La de Toulouse, Francia, es de 1822. La Escuela Superior de Veterinaria de Bruselas, Bélgica, fue fundada en 1840. Cabe mencionar también al sabio francés Luís Pasteur que con sus investigaciones permitió a la Medicina Veterinaria avanzar a pasos agigantados en la segunda mitad del siglo XIX; éste trabajó en diversos aspectos de las patologías animales; se destacan sus estudios sobre los medios de control de la pebrina, enfermedad del gusano de seda, efectuados entre 1865 y 1869, las vacunas contra el cólera aviar (1880), el carbunclo (1881) y la erisipela del cerdo (1882) hasta llegar al descubrimiento de la vacuna contra la rabia en 1885.

AMÉRICA

Hasta principios de la segunda mitad del siglo XIX, los veterinarios del Continente Americano eran graduados de escuelas españolas, francesas o de otros países europeos. En América, el primer antecedente de un centro dedicado a la enseñanza veterinaria se halla en México. En 1853 se fundó la Escuela Nacional de Agricultura y Veterinaria en San Jacinto, que más tarde pasó a llamarse Escuela Nacional de Medicina Veterinaria y Zootecnia.

La segunda escuela de veterinaria en instituirse fue la denominada Ontario Veterinary College en Guelph, Canadá en 1862. Ésta se estableció primero en Toronto (1862) y se trasladó a Guelph en 1922, fundándose la Universidad de Guelph en 1964.

El Primer Curso de Veterinaria en los Estados Unidos se estableció en la Universidad de Cornell durante 1868, aunque la Primera Escuela de Veterinaria se fundó en el Colegio del Estado de Iowa en 1879, constituyéndose en la tercera escuela de veterinaria fundada en América.

Argentina fue el primer país de América del Sur en el que se fundó una Escuela de Medicina Veterinaria. El 6 de agosto de 1883 se iniciaron los estudios superiores en Veterinaria en la Escuela Práctica de Agricultura y Ganadería de Santa Catalina – Instituto Superior de Agronomía y Veterinaria de Santa Catalina (Lomas de Zamora). Posteriormente pasó a ser Universidad Provincial y luego Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional de La Plata.

Los cursos en la Escuela de Veterinaria de Montevideo comenzaron a dictarse a mediados de 1905 y los primeros egresados culminaron sus estudios a fines de 1908 y principios de 1909. Para entonces ya desarrollaban sus actividades en el país veterinarios uruguayos graduados en el extranjero.