Se tienen registros de que en el periodo 1900 – 1939, el país contaba solamente con cinco profesionales veterinarios; el Dr. Tomás Ozuna, egresado de la Escuela Veterinaria de Alfort (Francia), una de las mejores del mundo; el Dr. Santiago Aranda y el Dr. José Luis Serrati, egresados de la Facultad de Veterinaria de Buenos Aires, Argentina; los Dres. Mamerto Gamarra y Porfirio Díaz León egresados de la Facultad de Veterinaria de Montevideo.

El Dr. Tomás Ozuna, estableció en el Paraguay el Servicio de Ganadería, dependiente del Ministerio de Agricultura y Ganadería, y la Inspección de carnes, con métodos científicos, a fin de garantizar la calidad y sanidad de las mismas para el consumo masivo, lo que constituyó un notable avance en la Salud Pública del Paraguay, ya que se carecía de estos servicios. Fue el primer Director General de Ganadería y durante su dirección se dictó la primera Ley de Sanidad Animal, Ley 269 del 3 de octubre de 1917; el 13 de mayo se creó por Ley 494, la Policía de Sanidad Animal.

Existen documentos que mencionan al veterinario Ricardo H. Jones formando parte de una pequeña guarnición en el Fortín Presidente Ayala, en el lugar llamado Nanawa (1925).

En 1927 llegó al país el perito ganadero Julio Varesini Russo, recibido en la Escuela Agropecuaria de Rosario de Santa Fe y se incorporó al ejército como veterinario; éste prestó importantes servicios durante la guerra del Chaco, inclusive como combatiente. Posteriormente, con el grado de Mayor de Sanidad Veterinaria, se dedicó a la actividad privada hasta finales de 1940. Cuando fue creada la Facultad de Agronomía y Veterinaria el Doctor Varesini Russo colaboró como Jefe del Departamento de Producción, siendo el primero en identificar en el Paraguay, la Encefalomielitis infecciosa equina o Locura del Caballar. El Coronel de Veterinaria Victoriano Arámbulo también fue un colaborador de la profesión de la Medicina Veterinaria.

Entre los años 1928 y 1930 los países importadores de conservas y productos derivados de la carne exigían que la inspección del ganado faenado y de los productos elaborados fuera realizada por Médicos Veterinarios por lo que Dirección General de Ganadería contrató a tres uruguayos; al cabo de un año uno de ellos regresó a su país, quedando sólo dos; como no era suficiente el número de profesionales se contrataron los servicios de los Doctores en Medicina Veterinaria Roberto Durquet y Paladino.

En la década de 1930 fue creado el laboratorio de la Dirección de Ganadería, donde se hacían algunos análisis bacteriológicos y se elaboraba la vacuna antirrábica bovina. Colaboraban en el Laboratorio el Dr. Juan Boggino, Médico, la Dra. Justa Cáceres de Rodríguez, primera Veterinaria del país, egresada de la Universidad Nacional de la Plata, Argentina y el Bioquímico Dr. Rogelio Valdez Benegas.

Durante el decenio 1930 – 1940 se registran los trabajos del distinguido químico biólogo Dr. París Menéndez. Igualmente desde ese tiempo y hasta finales de 1950 un veterinario alemán que falleció en Paraguay, el Dr. Heguen, cumplió importantes servicios en la inspección de productos de origen animal en los mercados de la capital, al servicio de la Municipalidad de Asunción. A finales de 1939 se incorporó a la Dirección de Ganadería un joven egresado de la Facultad de la Plata, Argentina, el Dr. Reinaldo Tami. Todos los nombrados dedicaron sus actividades preferentemente a la inspección de carnes o a funciones administrativas. Las participaciones en el campo de la Sanidad Animal y de la Zootecnia eran esporádicas; no se contaba con Inspectores de Sanidad Animal en ninguna zona del país.

Cuando se presentaban casos de mortandad de ganado en algún establecimiento ganadero se comisionaba al veterinario disponible, quien acompañado del propietario del ganado se constituía en el lugar de la enzootia o epizootia, practicaba la autopsia del o los animales muertos, recogía material para análisis y una vez establecido el diagnóstico impartía las recomendaciones del caso. En 1940, se incorporó a la actividad profesional el Prof. Dr. Arsenio Vasconsellos, veterinario recibido en el Uruguay. En 1942 se acoplaron a la Dirección General de Ganadería los Doctores Justa Cáceres, Hugo Galli Riart, Oscar Bojanovich, Guillermo González Dávalos, posteriormente los Doctores Guillermo Artecona, Guillermo Herken, Fernando Salomón, Santiago Peludo, Miguel Bachetta, Diego Garcia y Sante Vallese Matteucci.

No existen antecedentes de participación de Médicos Veterinarios en Producción Animal durante el periodo 1900 – 1939.

El Dr. Arsenio Vasconsellos, fue nombrado Director General de Ganadería, en diciembre de 1942. Aceptó el cargo comprometiéndose a conseguir becas anuales para enviar a bachilleres paraguayos a la Argentina, Uruguay y Brasil para estudiar Ciencias Veterinarias.

Ese mismo año el estado paraguayo otorgó becas para que jóvenes paraguayos fueran capacitados en Medicina Veterinaria en el exterior. Se realizó una intensa propaganda a través de la prensa y fueron becados al Uruguay los bachilleres Nilo Sancir Lima Álvarez, Tomás Romero Ortiz, Oscar Benjamín Banks, Juan Pío García Pérez y Félix Ramón Duarte Graupera; César Montiel, Félix Humberto Paiva, Norberto Sánchez y la Srta. Rolón Campos, a la Argentina.

Viajaron al Uruguay Nicolás Forlens, Oscar Latorruete, Roque Ramírez Meza y Enrique Zavala, este último por su cuenta.

Estudiaron posteriormente en el Uruguay, Luis Alberto Nery Huerta, que luego fue nombrado Decano de la Facultad Agronomía y Veterinaria, durante el periodo 1961 – 1967, Raúl Prieto Bustos, Rafael Prieto Bustos, Estanislao Cubas y Atilio Gadea; en el Brasil, Albina Romero Echauri, Josefa Gagliardi y Víctor Artecona; en la Argentina, Benito Reyes, Héctor Franco Durand y Alberto Massolo, quienes posteriormente concluyeron la carrera en Uruguay; el Dr. Jaime Bartrina Olmos estudió en el Brasil por su cuenta. Finalmente, viajaron al Uruguay, Hiller y Junzo Miguel Udagawa; este último es actualmente una figura notoria en el campo de la ingeniería genética.

Con la participación de los primeros veterinarios egresados y los que llegaron después, se establecieron las regiones sanitarias en Caazapá, Villarrica, Concepción y Misiones. En 1950, en el Departamento del Guairá, se creó la primera medicatura rural del país, siendo el jefe del proyecto el Dr. Oscar Benjamín Banks.

El despegue de la ganadería empezó en los años 1948 – 1949, cuando ya se contaba con más de cuarenta Médicos Veterinarios en el país, con quienes se formó la Asociación de Ciencias Veterinarias del Paraguay, cuyo primer presidente fue el Dr. Arsenio Vasconsellos; en 1956 éste fue fundador principal y primer decano de la Facultad de Agronomía y Veterinaria.